LA ESPADA DE JULIO CÉSAR CONTRA POMPEYO

Tras la muerte de Craso en el año 53 a.C., Pompeyo y Julio comienzan una guerra para tomar mayor control el uno sobre el otro.

La bien conocida espada de Julio César conquista más victorias que la de Pompeyo y todo su ejército. A su paso para someter a las Galias, aniquila también a helvecios, belgas, aquitanos y a un importante ejército británico.

Finalmente, Julio César cruzó con facilidad el Rubicón y tomó Roma y la Península Itálica, mientras que Pompeyo, su ejército y los senadores que conspiraban contra Julio César, huyeron de Roma para asegurar sus vidas.

Parecía que la espada de Julio César había sido más astuta y letal de lo que sus enemigos esperaban, poco después, Julio César decidió conquistar Hispania y venció al ejército de Pompeyo en Ilerda y posteriormente en la épica batalla de Farsalia.

 

LA ESPADA DE JULIO CÉSAR LE DA LA VICTORIA

Tras múltiples campañas en las que la espada de Julio César salió victoriosa en su mayoría, regresó a Roma en el año 46 a.C., y fue nombrado por tercera vez dictador, esta vez por un plazo de diez años.

En los años siguientes, una serie de conspiraciones muy sutiles intentaban hacer enfurecer al pueblo en contra de él, haciéndoles pensar que volverían a la monarquía si César continuaba en el poder, pero él en varias ocasiones rechazó el ser llamado rey o ser coronado.

 

Este abrecartas esta hecho de metal, bañado en dorado.

Peso: 150 g

Medidas: 28 cm

Abrecartas en forma de espada de Julio César

Artikelnummer: ABRE03
15,50 €Preis